• Shinrin-yoku Baños de bosque

    Inmersión en el medio natural

    Shinrin Yoku
  • El bosque como medicina

    Una antigua terapia japonesa

    Shinrin Yoku
  • Monfragüe salvaje

    Sintonizar con la armonía vital

    Shinrin Yoku

Beneficios

Practicar la inmersión en el bosque proporciona grandes beneficios al organismo

Hablar con los árboles

El contacto con los árboles del bosque estabiliza nuestro organismo, reduce el estrés con una disminución de cortisol
(la hormona del estrés).

Pensar limpio con los sentidos

La exposición a la naturaleza afecta positivamente a nuestro cerebro con efectos neuro-psicológicos y cambios en el sistema nervioso.

Función imunológica despierta

La mejora del sistema inmunitario es una de los beneficios que aporta el bosque a los que se comunican con el de forma íntima y respetuosa.

Combate la tristeza

Un paseo relajado y en silencio por el bosque de Monfragüe estimula la creatividad, mejora nuestro apetito y reduce el insomnio.

Descalzos

Desprendete de tus capas externas

Si consigues localizar un lugar apropiado y tranquilo, puedes desprenderte de algunas prendas para sentir en tu piel el contacto con el follaje, siéntate en la hierba o en un lecho de hojas secas para meditar. Deja que tu piel sea acariciada por la brisa y abandonate a los pensamientos que puedas compartir con el bosque.

Imágenes del bosque

Monfragüe Parque Nacional

Calidad Paisajística

Espacio acojedor y limpio con árboles salvajes y antiguos.
Monfragüe ofrece múltiples parajes protegidos.

El agua limpia

El sonido del agua y su influencia en el entorno favorece un ambiente saludable.

Paseo por el bosque

Espacio acogedor y limpio con árboles salvajes y antiguos.
Múltiples lugares para reposar en intimidad con el entorno.

Flores

Nuestros ojos se llenan de imágenes relajantes y bellas que nos hacen sentir placer.

Silencio y murmullos

Caminar despacio por un entorno protegido escuchando el trino de pájaros y el crepitar de la hojarasca.

Andar en silencio

Caminar despacio por el sendero serpenteante, descalzo y con ropa ligera.

Musgos y líquenes

Las piedras son parte del bosque mediterráneo y son soporte de vida, su textura invita a acariciar un bosque en miniatura.

Meditación

Parar el tiempo, dejar de escuchar nuestra cabeza y liberar nuestros instintos en el medio salvaje.

Sentidos abiertos

Contacto íntimo con el medio natural

Visión

Belleza, color y contraste.

Olfato

Respirar aire puro y esencias vegetales

Oido

Escuchar el silencio del bosque

Tocar

Con las manos y los pies descalzos

Activar los sentidos de forma individual, uno tras otro haciendo un esfurzo por percibir sensaciones únicas.
Respirar lentamente, reconociendo los olores del bosque con los ojos cerrados.
Escuchar los sonidos mas sutiles y identificar su origen moviendo la cabeza lentamente.
Acariciar las piedras y los troncos de los arboles con la yema de los dedos.
Una vez activados estos tres sentidos pasamos a la visión, abrimos lentamente los ojos y recorremos el entorno.

Shinrin-yoku

Un baño en el bosque mediterráneo.

Shinrin-yoku, baños de bosque Originario de Japón el Shinrin-yoku es en esencia adentrarse en un bosque como terapia. El fisiólogo y antropólogo Yoshifumi Miyazaki y el doctor en inmunología Qing Li y concluyeron hace 30 años, después de realizar sus trabajos, que pasear durante unas horas a la semana por el bosque nos proporciona beneficios físicos y psicológicos.
Se han utilizado técnicas de neurobiología para confirmar que en esta experiencia se disminuyen las funciones cognitivas y ejecutivas del cerebro como pueden ser las de tomar una decisión, resolver problemas, la ira, el insomnio, etc que generan estrés por aquellas otras que generan placer, empatía y emociones, en resumen bienestar.
Los paseos por el bosque aumentan en nuestro organismo células anti cancerígenas y contra las infecciones y activa el sistema inmunitario. Cuando paseamos entre los árboles notamos esa sensación de bienestar, como mínimo y sin ser apenas conscientes, pero si además lo enfatizamos vamos notando perfectamente cómo se relaja nuestro cuerpo y nuestra mente, la visión del paisaje nos hace sentir mejor. El estrés, la ansiedad diaria se va diluyendo en esta inversión de naturaleza y la percibimos como un aliado.
Aunque la sensación positiva la notamos inmediatamente, debemos predisponer nuestra actitud, y que no sea sólo un paseo, tenemos que sentir el bosque, la humedad, nuestra respiración, las flores y plantas del entorno, nuestros propios pasos, los olores… Hay lugares donde tienen cerca un bosque cercanos, pero si vives en una ciudad, el contacto regular con una zona de vegetación también ayuda a reducir el estrés.

En colaboración con el portal Gay-Turismo



  • Reduce el estres 90%
  • Aumenta el optimismo 75%
  • Mejora inmunitaria 68%
  • Ganas de vivir 95%
  • Estimula empatia 85%

Parque Nacional

Shinrin yoku en Monfragüe


Monfragüe se ofrece como un bosque terapéutico para todas las personas, un bosque mediterráneo ancestral como medicina forestal, estos árboles maduros que son los más propicios para esta experiencia ya que Monfragüe nos ofrece una enorme calidad medioambiental, plantas que refuerzan nuestras defensas, respirar partículas volátiles de los árboles, observar pájaros y grandes aves en su medio, caminar despacio sin hacer ruidos, disfrutar de los olores. Hay rutas habilitados para caminar recreándose en el paisaje, disfrutar del aroma de la tierra húmeda, o los rayos del sol filtrándose entre las ramas. Y todo ello aderezado con los cantos de cientos de pajarillos que incluso volarán cercanos en una curiosa actitud.

  • Tel: 666 929 101
  • Email: viajados@gmail.com
  • Calle Naranjos Nº11 Trujillo Extremadura España Europa

Experiencia recomendada para todos los públicos, especialmente indicado para la ruta umbria en otoño y primavera.